Cero Presión preguntó en Instagram si Ross y Rachel estaban en un break y la mayoría respondió que sí. Y, si somos objetivos, tienen mucha razón. Rachel le había pedido a Ross un tiempo y luego de eso él se involucró sexualmente con alguien más. El detalle no es si la pareja más popular de los 90´s había roto temporalmente o no, sino si esa ruptura les daba carta abierta a estar con otras personas y si hubo una traición.

Para quienes no saben de lo que hablo, me estoy refiriendo al famoso capítulo de la tercera temporada de Friends, ‘The One Where Ross And Rachel Take A Break’. En este episodio, luego de discutir porque Ross traspasa los límites de Rachel debido a sus inseguridades, ella le pide pausar la relación. La frase aparece varias veces a lo largo de la serie, incluso en el capítulo final a manera de broma inapropiada y ha sido una de las razones por las que Ross ya no es pensado como el chico bueno que él cree que es.

Sí, estaban en un break

Ross y Rachel estaban en un break

Ross, al igual que la mayoría de los que respondieron la encuesta, tiene razón. Sin embargo, como dijo Rachel, el break es solo un tecnicismo.

La infidelidad es una figura recurrente en casi todas las historias de amor, no importa si se trata de una película, una canción, una telenovela o una serie de situación como Friends. Esto se debe a que la fidelidad ha sido, durante mucho tiempo, una de las cualidades más valoradas en una relación de pareja. La regla básica, dentro de una relación monógama es que ninguno esté con otras personas. En esta historia de amor la fidelidad era parte de las reglas del juego, tanto así que a Ross le estresaba la posibilidad de que Rachel le fuera infiel con Mark y lo demostró a pesar de incomodar a Rachel.

Objetivamente, romper, aunque sea de manera temporal con la relación, implica que este tipo de acuerdos quedan suspendidos; pero seamos honestos, reglas como la fidelidad existen para evitar que alguien salga lastimado. Hoy en día sabemos que hay más formas de relacionarnos que la monogamia y en todas ellas lo importante es no traicionar a la otra persona. Cuando Ross estuvo con Chloe, lo hizo porque pensó que Rachel estaba con Mark. Lo hizo porque estaba dolido y no le importó causarle daño a la persona que decía amar. Aunque estaban en un break, hubo traición.

Ross, el romántico

Ross y Rachel, Friends

Cuando Friends estaba en el aire el amor de Ross parecía ideal; era apasionado y estaba entregado a la idea de comprometerse con Rachel (en realidad estaba entregado a la idea de comprometerse con quien sea). En contraste con otros chicos malos de la pantalla, su ingenuidad y atenciones por Rachel lo hacían parecer un chico bueno. La realidad es que el personaje forma parte de una época en la que el discurso sobre el amor abalaba conductas egoístas, misóginas y violentas.

Nos presentaron al personaje de Ross como el de alguien con poca experiencia en cuanto a relaciones interpersonales. En el primer capítulo aparece lamentándose porque su matrimonio terminó y su esposa ahora tiene una relación con otra mujer. De ahí en adelante seguiremos viéndolo victimizarse por no obtener lo que quiere y cree merecer. Ross comete un error importante en su relación con Carol que repite con Rachel y es ignorar las necesidades de su pareja, una característica común entre los «chicos buenos» de la televisión y el cine.

La inmadurez eterna de Ross

Gracias al paso del tiempo hoy podemos ver a Ross con otros ojos; podemos reconocerlo como un personaje narcisista que no respeta a las personas que lo rodean. Lo vemos en su relación con Rachel, pero también es posible notarlo en la forma en que trata a su hermana e incluso a sus amigos. Tal vez una de las cosas que más incomodan de este personaje es darnos cuenta de que, a pesar de que la serie duró 10 temporadas y él atravesó varias experiencias, es un personaje que prácticamente no evolucionó.

A la par de mostrarnos a este chico inexperto y torpe en temas afectivos, nos presentaron a Rachel, quien no tenía experiencia ganándose la vida. Rachel evolucionó, aprendió a dejar de depender de sus papás y a ganarse la vida. Sin embargo, el final de la serie la muestra abandonando sus sueños por un hombre que bromea recordándole que le rompió el corazón mientras «estaban en un break».

Ross Geller, Friends

Es incapaz de ver sus errores

Actualmente existen muchos reproches hacia las actitudes de Ross y análisis de las alertas y el peligro presente en relacionarnos con hombres como él. Lo que Frinds nos presentó como un discurso amoroso, hoy es posible reconocerlo como obsesión. Basta con recordar que estuvo enamorado de la chica linda y popular del colegio sin conocerla realmente y que cuando ella lo rechazó reaccionó violentamente creando el club «I hate Rachel Green».

Volver a ver Friends y reconocer este tipo de alarmas puede ser incómodo, sobre todo por la incapacidad de Ross de reconocer sus conductas dañinas y por la facilidad con la que el programa lo disculpa y reafirma. Sin embargo, es una excelente forma de reconocer que, así como Ross, hay seres que no van a cambiar o a reconocer sus agresiones. Es nuestra capacidad de ver el pasado con nuevos ojos lo que nos ayuda a desarticular nuestros conceptos sobre lo que es el amor y buscar otras formas en las que es representado.

Si quieres ver una película que trata el tema del amor de una forma horizontal y respetuosa, te recomiendo ‘Retrato de una mujer en llamas’. Si ya la viste, lee el análisis de Cero Presión y déjame tu opinión en los comentarios.

María Elena Layana

María Elena Layana

Cantante y comunicadora. Escribo para crear puentes y para que mis recuerdos no me olviden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales