Hablar de arte es hablar de lenguaje y de lenguajes. A lo largo de la historia han aparecido obras que plantean interesantes preguntas sobre la comunicación humana y nuestras formas de dar sentido al mundo. Aquí te presento tres propuestas que pueden dejarte más preguntas que respuestas.

‘Ceci n’est pas une pipe’

En 1929 el pintor surrealista, Rene Magritte, presentó al mundo una de sus obras más conocidas: ‘Ceci n’est pas une pipe‘ (Esto no es una pipa). La obra es considerada como precursora del arte conceptual, ya que en ella la idea que se trabaja adquiere un mayor peso que lo que la imagen muestra. Magritte consideraba que pintar era hacer visible el pensamiento y esta obra ejemplifica su intención de crear diálogos e incentivar el pensamiento de sus espectadores.

La famosa pipa. ¡Cómo me reprochó la gente por ello! Y, sin embargo, ¿podría usted rellenarla? No, claro, es una mera representación. ¡Si hubiera escrito en el cuadro «Esto es una pipa», habría estado mintiendo!

La obra consiste en una pipa pintada en óleo sobre el lienzo con el texto ‘Ceci n’est pas une pipe’ (Esto no es una pipa) debajo de ella. Con esta frase invita a quien vea la obra a preguntarse sobre la representación y el lenguaje. A simple vista podemos entender que, en su afirmación, Magritte niega que la representación de una pipa sea una pipa. Sin embargo, años más tarde, Michael Foucault publicó ‘Esto no es una pipa: ensayo sobre Magritte’ en el que reflexiona sobre las preguntas que plantea el pintor y no deja de lado el hábito del lenguaje y la función del dibujo de hacerse reconocer como una pipa.

El arte y el lenguaje 'Ceci n'est pas une pipe'
El arte y el lenguaje ‘Ceci n’est pas une pipe’

One and Three Chairs (Una y tres sillas)

En 1965, durante los orígenes del arte conceptual, Joseph Kosuth presentó la propuesta One and Three Chairs, una pieza que consta de una silla, la fotografía de esa silla tal y como está instalada en la habitación y la ampliación de la definición de la palabra silla del diccionario. Con esta propuesta busca aproximarse a la idea de silla desde tres diferentes perspectivas.

En esta obra se revelan el signo, el significado, el significante y el referente. En esta estructura cada elemento remite al otro. El trabajo de Kosuth nos invita a preguntarnos por la forma en que las cosas cobran significado. En este ejercicio el objeto silla deja de cumplir con su función de silla y se vuelve, junto a los otros elementos en una representación de la idea silla ¿Podríamos decir que por esto deja de ser una silla?

El arte y el lenguaje 'One and Three Chairs'
El arte y el lenguaje ‘One and Three Chairs’

‘There Is No Game’

‘There Is No Game’ es un videojuego corto del desarrollador francés Pascal Cammisotto (bajo el alias KaMiZoTo). En el 2015 ganó el concurso Newground Construct Jam bajo la temática de ‘engaño’. Cammisotto diseñó una experiencia de entre 10 y 15 minutos que pretendía engañar al jugador haciéndole creer que no había ningún juego en lo absoluto. La propuesta se volvió viral y acaparó la atención de YouTubers populares alrededor del mundo. El éxito del proyecto dio pie al desarrollo de una segunda entrega titulada ‘There Is No Game: Wrong Dimension

Si bien el propósito en el diseño de este juego fue engañar a sus usuarios haciéndoles creer que no era un juego, la propuesta permite que aparezcan preguntas sobre el videojuego, sobre el lenguaje y sobre el arte. La mecánica que el juego usa para engañar al usuario es darle consignas que eviten que juegue. Para quienes obedecen estas consignas el título cumple lo que ha anunciado y no hay ningún juego. Para quienes se rebelen ante este engaño y desafíen las órdenes, el juego aparece y existe para ellos. ¿Qué es el videojuego entonces? ¿Lo que ocurre mientras estás jugando o todas las posibilidades contenidas en su código?

El arte y el lenguaje 'There Is No Game'
El arte y el lenguaje ‘There Is No Game’

‘There Is No Game’ aparece mientras la discusión sobre si los videojuegos son una forma de arte sigue estando abierta. Curiosamente esta propuesta no plantea una narrativa extremadamente compleja, ni una fuerte carga emocional, ni diseños capaces de dejarnos maravillados. Sin embargo, plantea preguntas interesantes que me han permitido vincularlo con grandes obras pertenecientes a otros dispositivos. Prefiero no dar la última palabra, así que déjenme sus opiniones en los comentarios.

María Elena Layana

María Elena Layana

Cantante y comunicadora. Escribo para crear puentes y para que mis recuerdos no me olviden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales